Una cierta incertidumbre

26.10.04

Ahistórica y pretórica

Inentendiblemente, ayer a la noche, mentira, esto no pasó ayer a la noche, fue hace 3 meses. Era de día, pero no me pasó a mí sino a uno de mis amigos, amigos que no tengo porque no soy nada sociable. En realidad, lo leí en un libro que me prestaron hace 4 años. El libro me lo había prestado un excelente amigo mío, cuando todavía no nos conocíamos ni nos detestábamos tanto como ahora (con los años, se convirtió en uno de mis peores enemigos). Fue hace unas 2 o 3 semanas, en la costa. Me acuerdo perfectamente: eran las 4 de la noche, el cielo estaba despejado, el sol radiante. Y de no haber sido por la lluvia y el frío de afuera, me habría puesto una malla y hubiera salido a descansar un rato a la playa de estacionamiento de Junín y Riobamba. Por desgracia, no pude porque - momento. Me dispersé.

Como decía: inentendiblemente, ayer a la noche me acusaron de mentirosa compulsiva. Menos mal que es cierto.